fbpx

More than a Feeling – Boston – Version Trilogia Original – 8

Hoy les tenemos una canción que es muy poco probable que la gente que la oiga no la conozca. Es una canción de esas radiales, himno, que tiene una fuerza que aun al que le guste mucho la música bailable, cuando oye ese tipo de coros siente una cosa en el cuerpo. Es imposible no sentirlo. La canción se llama More than a Feeling de una banda gringa que se llama Boston.

Esta banda tenía un genio que se llamaba Tom Scholz, ingeniero electrónico de MIT. Vivía en un sótano y allí grabó las guitarras que son como 80, grabó el bajo, compuso la música. El vocalista si no lo pudo reemplazar porque era muy teso. Hacía los aparaticos de los efectos de la guitarra. Se llamaban Rock Man.

Suscríbete

Esa banda cuando ustedes la oiga se van a dar cuenta que es de esas bandas que tienen un sonido muy especial porque la guitarra de ese man, que por cierto en esa categoría están músicos como Prince, Paul McCartney, Lenny Kravitz que se meten a un estudio y son capaces de grabar todos los instrumentos. Esos son unos músicos de una genialidad muy elevada.

El ecualizaba distinto la guitarra en forma de flecha, en vez de ecualizar con la habitual forma de sonrisa; pocos bajos, pocos brillos y muchos medios. Después hizo unos discos electrónicos bastante raros. Ese man hizo una compañía de efectos de guitarra muy tesa, gigante.

Tenía un cantante que, aparte de que tenía una voz muy bonita, tenía un estilo de rock de cantar muy bonito con tendencia un poquito pop, subía y hacia unas notas por allá muy altas. Se llamaba Brad Delp. Se suicidó y en la nota que dejó decía: “soy un alma solitaria”. Compusieron canciones muy famosas como esta que cuando la escuchen más tarde van a decir: “ah claro, yo la he oído”. Una canción que fue famosísima que salió mucho tiempo por Veracruz Estéreo fue Amanda.

El sonido de la guitarra de el era muy característico, como que sólo suena feo pero metido entre todo el contexto es una textura que el lograba. Hizo ese solo de teclado en Smoking muy teso. Los dejamos entonces con More than a Feeling, no se lo pierdan y si de pronto les interesa, buscan en Spotify Boston y se pillan muy buena música, una música como inocente ,muy buen rock, muy buenas letras, muy buenos coros y muy buenos riffs.

Entrevista a nuestro baterista Nicolás Guevara

Volvimos con muchas ganas de sentarnos a tocar y a seguir en lo que íbamos. Eso es lo bueno de ser músico, que es como una especie de adicción; uno quiere estar tocando y uno no sabe por qué y uno envejece y espera que se le quiten las ganas ,pero aumentan.

Invitamos a un man que es un baterista muy histriónico, un gran baterista desde lo técnico y lo teórico, pero además es un gran baterista como entertainer y en una tarima Nicolás es capaz de transmitir mucho poder, no solamente con el sonido de la batería que tiene un estilo muy depurado, sino con su expresión facial y corporal.

Invitamos a este súper músico, a este buen amigo, a este integrante de este espacio de Trilogía; les presento a Nicolás. Lo teso de Nico es que lo que tocamos hoy fue música muy del 70, fueron unas canciones que al que le guste verdaderamente el rock va a reconocer algunas cosas y Nico dio su versión, porque Nico es como aquel dibujante que dibuja pero fotografía lo que ve; el fotografía lo que oye y hace unas versiones especiales. Nico contanos pues de hace cuánto tocas batería, como es tu experiencia tocando en Trilogía.

Mi primera clase de batería fue como a los 16 años con Hernán Cruz. Yo era metalero en la adolescencia, trataba de seguir los temas de Slayer y había una cosita de coordinación de una de las canciones de ellos que, como se me dio facilidad hacerla, entonces me puse a tocar; primero como muchos sobre las piernas, con las almohadas y despues apareció alguien que me dio el contacto de Hernán y empecé con él.

Aparentemente tenía pues un talentico, cogí todo rápido en esa época y ya como a los 17 años, al año de haber empezado las clases, ya estaba tocando en festivales y cosas por ahí bacanas con grupos de heavy.

Las clases eran en la 70 en el segundo piso en un edificio. Mi mamá iba, cuando yo estaba muy chiquito, a un salón de belleza y me llevó una vez y yo me acuerdo que llegué a un salón de belleza por la 70 y una algarabía de una batería y entonces la señora del salón de belleza estilista iracunda: ” es que no me aguanto a este hijo e tantas” y era Hernán Cruz practicando. El caso fue que yo pensaba: “son las diez de la mañana o sea que a este man le falta el día entero de pegarle a la batería y esta pobre mujer aquí peluquiando y maquillando a la gente”.

Nicolás es de los bateristas como Bill Ward de Black Sabbath o como Roger Taylor de Queen, bateristas que con la batería armonizan o sea no solamente sostienen el ritmo y sostienen la orquesta sino que hacen como si la batería fuera un piano. Nicolás tiene ese sentimiento de pegarle suave a las figuras, no llenar, no adornar mucho mantener un ritmo muy estable y Nicolás ha tocado con muchas bandas muchos géneros y quiero que nos hables de todo eso de cómo ves vos la batería, con quién has tocado.

Con respecto a lo que estabas diciendo de la armonía, que vos decís que encontrarás en mi tocar y es que la batería son varios instrumentos; no es uno, son la cantidad de tambores que haya. Entonces el trabajo de un baterista es orquestar esos instrumentos para que suenen balanceados. Eso es muy difícil de encontrar.

En una entrevista le preguntaron a Nico a quien admiraba o que solo le gustaría hacer y la respuesta fue que la verdad, con la batería no me gusta hacer solos; me gusta escuchar lo que están haciendo el resto de los integrantes del grupo. De eso no hay y que aprendan todos los bateristas que están empezando que la música es un deporte de conjunto; no cada uno puede brillar por su lado.

Tenemos que estar en sincronía. Es pura filosofía Jeff Porcaro, que después fue Vinnie Collaiuta que es de la misma escuela y Steve Gadd, de no sobresalir por los solos sino por el grupo, por acompañar muy bien. Son exponentes de ese respeto por la música y no por la vanidad o el ego.

Yo te quiero contar una pequeña anécdota: cuando yo venía aquí las primeras veces de reemplazo, hace muchos años, cuando Felipe me decía: “vení, dejame tocar” y este man empezaba a tocar y entonces yo pensaba: este man parece un gato montés de esos que salen en las en las caricaturas de Acme.

Todo lo que quería decir es que una de las cosas más difíciles de entender y de aplicar a la batería es la dinámica, es el volumen que uno le da al ritmo, que no tiene nada que ver con la velocidad porque cuando la gente está aprendiendo a tocar, uno le dice toque más pasito y bajan la velocidad toque más pasito no no es la misma velocidad más pasito pero no es solamente darle pasito y saberle dar al redoblante y al tom tom para que de el color y para que muestre la maravilla de afinación que se le hizo. En eso vos sos un maestro. Ese era el piropo que te quería echar, en cambio vos a mí pues barriste el piso con el gato montés.

Porque te gusta tocar con tantas bandas? Que es lo que vos estás buscando? No no no a todo el mundo le gusta tocar con Nico.

De lo que me habias preguntado ahorita, que que como había empezado que cuáles eran los géneros que yo había tocado, así en la vida. Al principio cuando era adolescente pues era metalero. Yo quería era tocar súper rápido, doble bombo a la lata, redobles; así que luego entré a estudiar música en Eafit y me calmé un poquito de creer que lo rápido era lo bacano, porque allá tocábamos en la orquesta y había que estar muy pendiente de cómo encajar bien con un grupo muy grande de músicos.

Es un poquito difícil a veces porque ahí si no puede sobresalir uno por encima de nadie y los instrumentos que tocábamos en percusión en Eafit eran también instrumentos melódicos y armónicos como la marimba y el vibráfono que son como casi un piano, entonces ahí coge uno mucha musicalidad; hacer que cada nota cuente, que importe no pasar por encima de las notas.

Por cierto es un tema que hemos hablado mucho porque con Nico tengo una banda de rock y el compromiso de esa banda de rock es que cuando escogemos un repertorio se monte lo más fiel al original, o sea uno se lo aprende igualito, se lo traga, lo asimila y después lo puede interpretar. Hay canciones que tienen una figura y así tiene que ser porque así la se la inventaron. Habla de eso.

Hay unas figura que tienen más importancia a nivel del arreglo de la canción o acompaña a una parte de la guitarra o del bajo, entonces hay ciertas figuras que uno no puede inventar y hay otras que uno dice:” bueno yo no lo saqué palo por palo”, pero por lo menos cada cosa que yo hago como de mi creatividad, trato de emular al baterista al que estoy haciéndole el tributo o el homenaje. Si voy a hacer un redoble, que sea más o menos en el estilo de él, como si él lo hubiera hecho pero un poquito distinto de como lo grabó exactamente.

Nico vos tocar muchos estilos pero si te dijeran te vas a dedicar a hacer tu música, cuál es el estilo que quisieras tocar en tu vida o por lo menos hoy. A mí me gusta mucho el jazz y cuando estábamos en Eafit empezaron los festivales de jazz acá en Medellín, los primeros festivales grandes internacionales de jazz, con músicos que traían un nivel muy alto. Varios amigos que éramos contemporáneos nos empezamos a interesar por el jazz y a hacer grupos.

Yo estuve un grupo que era jazz electrónico, se llamaba Polaroid y ese fue mi primer proyecto de jazz serio. Luego empecé a tocar con Bayron Sánchez y con el si llevo un proceso muy bacano hace como 15 años y ese es el género que más me gusta tocar. Es como jazz pero no swing sino jazz arriesgado. La gente cree que el jazz es solamente swing y lo que pasa es que el jazz es una música demasiado global que se nutre de muchas músicas y tiene muchos géneros y subgéneros y muchas formas de tocarse.

Para mi ese festival, la verdad puedo sonar ignorante, pero me suena a pura salsa. Actualmente es mucho latin jazz porque el latin jazz es mas comercial aquí, pero cuando empezaron los festivales hace unos 15 a18 años, traían grupos de jazz muy vanguardistas europeos y se llenaban los auditorios. Luego empezó a decaer un poquito, pues se empezó a volver más latino todo el movimiento del jazz acá.

Yo tengo una anécdota bacana con Nico. Nosotros tocábamos en un grupo de blues y me acuerdo que se traían bluseros extranjeros y algo pasó con un baterista. El caso fue que Nico se tuvo que aprender un repertorio como de 18 canciones para tocar con un blusero gringo, que no es lo mismo tocar blues aquí, si no de un día para otro. Nosotros éramos la banda base de un blusero gringo que venía y me acuerdo que Nico se tuvo que aprender ese repertorio en como en dos días. John Nemeth se llamaba.

Pero Nico como hacés para que en un día uno se aprenda eso? Por ejemplo mi señora me manda a comprar tres cosas al super mercado y a mi se me olvidan 2. En realidad uno llevaba un pasteles. Lo que hice fue hacer guías de todos los 18 temas y ya y ponerlos en el ensayo y en el concierto. Mis respetos o sea que los que hacen pasteles en los exámenes son profesionales también. Claro, espectacular, tiene su ciencia. Yo por ahí conozco una persona que dice que tocar tocar jazz es muy fácil; que eso es tocar todas las notas al mismo tiempo. Que filósofo! Porque no lo publicas …

Nico alguna vez dijiste yo con la música no voy a seguir o no nunca? Nunca. El macramé en la pandemia pero me gustó mucho. Me gusta mucho actualmente.

Nicolás aparte de ser un gran profesional y un gran baterista tiene otra faceta que no la tienen todos los músicos y yo se los he dicho mucho a varios: el case mínimo es tocar bien y como yo toco bien, entonces me pongo en el mercado para que me llamen y vengo. Pero es esa pasión y esa real entrega que vos tenés en el tema musical por entretener. La primera vez que íbamos a hacer uno de tantos conciertos de glam, Nicolás se vino con una pinta glamera ochentera como si él hubiera sido una de las modelos de un vídeo de Poison y yo dije: “ay Dios mío, yo que me voy a poner”. Yo me había venido con una ropita ahi.

Nicolás también es un gran entertainer, no solamente un gran músico y un gran intérprete, sino que es un gran entertainer. Contanos que sentís por el escenario, por entretener.

Sabes qué yo aprendí eso fue yendo a conciertos y viendo festivales, cuando empezaron aquí los festivales grandes también de de rock, de todo tipo de música. Uno también veía que fue lo que más me gustó o que grupo me impactó y por qué y por qué otro al que fui con muchas ansias a verlo, como que no me produjo casi nada.

Entonces la puesta en escena y la entrega, la propiedad con la que se tocan las canciones y todo eso me parece que es un gran plus a la hora de ofrecer un show. Uno aquí a lo que viene es a ofrecer un show y uno tiene que ofrecer un show a la medida de lo que uno espera cuando uno va a ver un show.

También la filosofía acá o se los he intentado transmitir a las personas que componemos esta banda, es que la gente aquí viene a ver. Entonces si nosotros estamos parados en un escenario lo primero que tenemos que velar es por que el show sea un show que emocione, que saque de la rutina. No a todo el mundo le tiene que gustar, pero mover las emociones. Que muchos se vayan muy felices. Otros se pueden ir no tan felices, diciendo que no me gustó, pero es moverlos, sacarlos del centro porque si no se pone a oír un cassette o se puede quedar oyendo Spotify o Youtube y chau todos.

Yo quería complementar otra faceta de Nico es que es un gran profesor. A Nico lo conocí también como profesor en el colegio Alemán. Los ponía a tocar, te admiro de verdad porque qué paciencia y que dedicación, a unos peladitos apenas aprendiendo a tocar y tocando AC/DC y sonaba bien.

Pero ese proceso es muy bacano porque yo disfruto más enseñarle a un grupo de niños a que toquen juntos, a enseñarle a un niño técnica de redoblante. Realmente ellos están muy motivados porque los amiguitos también iban subiendo de nivel y entonces él como se va a quedar atrás. Cuando empezamos a hacer los primeros conciertos en el auditorio, siempre nos ponían de últimos porque eran la banda de rock y era una apoteosis y los niños otros se paraban a aplaudir. Entonces los otros niños que se metían al otro año a la clase de rock decían: ” yo quiero ser parte de eso”.

Por qué llegaste a la música? Tu papá, tu tío, tu hermano, tu primo te puso rock? Que te puso? Porque apareciste en el mundo de la música? Yo llegué a la música por el glam; por eso fue que yo me vine con tanto ahínco vestido como los de Poison porque cuando yo era niño ese era mi sueño más anhelado, poder tener un copete de ese tamaño, así con esa pinta.

Pero quien te puso ese primer disco? Quien te lo mostró, donde lo viste? Veracruz Estéreo, Donnie Miranda, Vicky Tru. Y eso que pilas que Nicolás tiene uno de los copetes más tesos de la ciudad; puede ser el copete del millón de dólares. Hoy no lo trajo porque hoy no hubo presupuesto, lo tapó.

Pero mira que en mi familia hay músicos clásicos profesionales. Mi tía es pianista profesional; ella fue profesora de la de Antioquia muchas décadas. Mi abuelo también era un pianista aficionado muy bueno y a mi, mi mamá no me metió a clases de eso nunca y yo no sé por qué. Todavía le digo: “hey pero no teníamos piano en la casa? De todo, un ambiente musical?” Y que te dice tu mamá? “No me joda”. Ahí mismo se va.

Pero la música que ponían en los 80s en el 86-87 el radio era puro glam o temas ochenteros de pop muy buenos. Había muy buena música y con mi hermano nos poníamos a ver vídeos. Entonces primero quise aprender a tocar guitarra y creo que fui a una clase y se me olvidaron las otras. Entonces la profesora se aburrió y me abandonó hasta que más adelante en la adolescencia escogí la batería.

Una cosa que siempre me ha gustado de trabajar con Nico es que yo siempre he dicho que el virtuosismo mientras más dosificado, más se disfruta. Es mejor dejar con ganas.

Bueno, pues queremos que sepan que en estos programas nos acompañó Nico en la batería. Nico es un personaje que cuando vengan a Trilogía seguramente la mayoría de las veces lo van a ver y nada, muy agradecido con vos hombre Nico,

Muchas gracias por la invitación a tocar esta música tan bacana que grabamos hoy y también muchas gracias por acogerme aquí en el bar, en este en este escenario tan bacano. Yo vivo super feliz de venir a tocar acá.

La llegada tuya a Trilogía yo creo que fue una de esas cosas cósmicas en la que las personas, las dos partes que se encuentran, están totalmente coherentes y conectadas porque son una cosa de gana y gana. La banda cogió otro sonido desde que estás, yo te lo quiero decir, sin menospreciar a los otros grandes bateristas que han tocado en Trilogía, porque en Trilogía han tocado músicos muy tesos, muy arrechos, muy buenos pero eso es como cuando uno pertenece a una cosa que uno dice: “a mí me va bien con estos” No sé por qué pero Nicolás es el baterista de Trilogía y entonces un aplauso para él.

Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat